Uno de los tres hombres acusados de muerte de Mac Miller fue condenado a 11 años en prisión

Ryan Michael Reavis, uno de los tres hombres acusados en la muerte de Mac Miller en septiembre de 2018, ha sido condenado a 10 años y 11 meses de prisión.

Rolling Stone informa que Reavis, de 39 años, se refirió a sí mismo como el intermediario que le dio a otro traficante de drogas las píldoras de oxicodona con fentanilo que mataron al rapero. También afirmó anteriormente que no sabía que las píldoras que tragó fueron las que mataron a Miller hasta que fue arrestado por las fuerzas del orden en septiembre de 2019. “Este no es solo un caso regular de drogas. Alguien murió, y una familia nunca va a recuperar a su hijo. Mi familia se arruinaría si fuera yo. Nunca estarían bien, nunca lo superarían de verdad. Pienso en eso todo el tiempo. Y sé que pase lo que pase hoy, soy el afortunado porque mi familia está aquí y yo estoy aquí y volveré a estar con ellos. Me siento fatal. Esto no es lo que soy”, dijo al tribunal. “Mi perspectiva ha cambiado. Mi corazón ha cambiado”. También fue condenado a otros tres años de libertad supervisada con pruebas de drogas.

Su sentencia de casi 11 años es un poco más pesada que la recomendación de los funcionarios de libertad condicional, pero también es inferior a los 12 años y medio que buscaban los fiscales. La sentencia fue impuesta por un Juez de distrito Otis D. Wright II después de que los fiscales leyeran la declaración de la madre de Miller, Karen Meyers. “Mi vida se oscureció en el momento en que Malcolm dejó su mundo. Malcolm era mi persona, más que un hijo. Teníamos un vínculo y un parentesco profundo, especial e insustituible. Hablamos casi todos los días sobre todo: su vida, sus planes, su música, sus sueños”, decía el comunicado. Continuó: “Nunca tomaría a sabiendas una píldora con fentanilo. Quería vivir y estaba entusiasmado con el futuro. El agujero en mi corazón siempre estará ahí”.

Reavis fue arrestado en el lago Havasu, Arizona, y fue encontrado con tres armas en posesión, incluyendo una “pistola fantasma”, cajas de municiones, almohadillas de recetas vacías, bolsas y “escalas digitales cubiertas de residuos de heroína y metanfetamina”. La fiscal adjunta de los Estados Unidos, Elia Herrera, dijo al juez Otis que un texto que Reavis envió a otra persona en junio de 2019 mostraba que todavía estaba traficando píldoras incluso después de la muerte de Miller; la conversación mostró a Reavis afirmando que la otra persona lo conectó con un posible cliente llamado “Jenny” era en realidad un hombre que intentaba comprar ocho píldoras de oxicodona, también conocidas como “blues”:

“Así que ‘Jenny’ resultó ser un tipo llamado Jack que dice que [sic] es el novio de Jenny. Fue con él con quien estuve hablando todo el tiempo. No hay aviso, esa mierda debe discutirse de antemano, así que sé [sic] que no estoy hablando con un policía… La gente ha estado muriendo de blues falsos de izquierda y derecha, es mejor que creas que las fuerzas del orden están usando informantes y encubiertos para comprarlos en la calle, pueden empezar a poner a la gente en prisión de por vida por vender píldoras falsas”.
“El acusado sabía que la gente estaba muriendo de blues falsos a izquierda y derecha. Sabía que la gente estaba siendo puesta en prisión de por vida por tratar con ellos. Al acusado no le preocupaba que las personas murieran de izquierda a derecha. Estaba preocupado por que lo atraparan”, dijo Herrera.

Los otros dos hombres acusados de la muerte de Miller son Stephen Andrew Walter, de 48 años, que fue condenado a 17 años de prisión en octubre pasado con un acuerdo de declaración de culpabilidad, el hombre que admitió que suministró las píldoras con cordones a Reavis, y Cameron James Pettit, de 30 años, que supuestamente le dio a Miller las píldoras con cordones y actualmente todavía está en el tribunal.

Related Posts