Acid Waves regresa en forma de arte con “My Basquiat”

Desde Massive Attack hasta la Rosalía; actualmente es muy común que los músicxs naveguen en otras disciplinas artisticas. El performance, la pintura o hasta el cine son elementos que ahora podemos disfrutar en sus producciones, ya sea en disco o en show y, se agradece. Así es cómo se evoluciona artisticamente.

Acid Waves están en eso. La banda de Mérida aprendió bastante en los años pasados, los cuales fueron de mucha actividad. Después de Acapulco Love lanzado en el 2016, Orlando y Alfredo se dedicaron a aprender, tocar y trabajar. Así sucedieron otros grandes sencillos como “Inferno” y “Ultraviolet Dessert”, que los posicionaron como banda favorita de mucha gente a la que le gusta la onda trippy.

Después, llegó la pandemia y ellos como el resto del mundo, se guardaron en su estudio, en sus cabezas, en sus talentos y se dispersaron. Esto dio como resultado “My Basquiat”, un sencillo minimalista, adictivo como la heroina. Misterioso y obscuro.

La recomendación es: ponte audífonos y disfruta “My Basquiat” como una pieza artísta que te invita a lo contemplativo. La múscia te lleva a una hipersensibilidad emocional que se puede comparar con lo emotivo de cuando aprecias una obra de arte en un museo.

“My Basquiat” es un lanzamiento conceptual, que incluye una arte de portada hecho por Orlando y Alfredo pero que bien podría ser una obra digital de un Pollock en un buen viaje. Parecida a el arte de Leif Podhajsky quien ha hecho otras portadas para Tame Impala o Foals.

View this post on Instagram

A post shared by aw (@acidwaves.xx)

Te puede interesar: